13 nov. 2012

David Russell. Entrevista

Entrevista a David Russell
El esplendor de la guitarra
Por Fernando Bartolomé Zofío. Julio 2012

Otro de los más grandes intérpretes de nuestro tiempo nos visita. David Russell es un músico que se caracteriza por su gusto musical, por su inmaculada interpretación, por su atención al detalle y por su visión como músico global.
Andrés Segovia, en un alarde de generosidad teniendo en cuenta como se las gastaba,  escribió después de escucharlo en Londres: "Mis felicitaciones por tu musicalidad y tu técnica guitarrística”.

Como solista, ya conocemos su laureada carrera llena de primeros premios en los mejores certámenes internacionales y sus innumerables grabaciones de música de todas las épocas, entre las que se encuentran ya algunas que son referencia indispensable en el mundo de la música como pueden ser la integral de Tárrega, la integral de Torroba o su “Aire latino”, por el que fue galardonado con un grammy.

Pero es que además Russell, quizás no tanto como le hubiera gustado, ha trabajado su aspecto camerístico y orquestal de forma considerable y nos habla de su experiencia.

En una pasada entrevista que tuve con él hace unos años pude comprobar que su capacidad para escuchar y su capacidad de concentración en el objetivo es una de las razones por las que es un gran músico.
Hace mejor a la guitarra y la dignifica. Es el esplendor de la guitarra


Eres un guitarrista mundialmente conocido por tu faceta como guitarrista solista pero en tu carrera ha habido trabajos en colaboración con otros músicos, Raphaëlla Smith, Robert Brightmore o Dennis Milne, y se ha podido comprobar un gran interés por la música de cámara por tu parte. ¿Puedes hablarnos de tus trabajos como guitarrista de cámara con estos músicos? ¿Has trabajado en otros?
Durante la época que viví en Londres, toqué bastante música de cámara con un grupo heterogéneo, fundamentalmente organizado por Dennis Milne. Varios compositores escribieron obras para combinaciones poco usuales de instrumentos y con frecuencia había guitarra. Al vivir en una ciudad grande, es mucho más fácil ensayar con músicos y preparar programas interesantes. También tuve un dúo durante mucho tiempo con una cellista, Andrea Hess. Ahora toco mucha menos música de cámara, en parte porque viajo muchos meses del año y se hace muy difícil preparar programas. En los últimos años toqué con el violinista Daniel Hope y también con un flautista, pero siempre fueron cosas esporádicas.

¿Qué diferencias existen entre tocar música a solo y tocar música en grupo? Con esto me refiero, aparte de las diferencias del contenido técnico y musical, al aspecto actitudinal. ¿Cómo afronta el trabajo a solo y cómo lo afronta en colaboración con otros músicos?
Cuando se toca con otro músico, la mayoría de las veces la guitarra acompaña al otro instrumento o al cantante. Esto hace que uno tenga que adaptarse al fraseo de la otra persona. Hay que aprender a ser maleable, mientras que como solista siento que uno debe tener sus propias ideas muy claras para transmitirlas al público. Yo me considero un solista que de vez en cuando colabora con otros músicos.

¿Cuáles son las características que a tu juicio determinan las buenas condiciones para que un conjunto aproveche al máximo sus condiciones y resulte atractivo y sugerente?
El repertorio es fundamental. La combinación de las personalidades también es importante, ya que garantiza la continuidad del grupo y la cohesión.

Los guitarristas clásicos estamos acostumbrados a tocar a solo y durante la carrera musical, corrígeme si me equivoco, pocas instituciones apuestan por reforzar el aspecto camerístico con la guitarra. Yo tengo claro que el aspecto grupal de la música es un fin en sí mismo con el que se disfruta y se hace disfrutar de una forma especial e incomparable. Pero además de esto, hay un aspecto pedagógico que influye directamente en nuestra visión de la música y en nuestra técnica guitarrística. ¿Qué crees que aportan los ensembles al solista de guitarra?
Cada pedagogo tendrá sus ideas sobre la cantidad de música camerística necesaria para el desarrollo del alumno. Es posible que algunos alumnos tengan mucho más interés en la música de cámara, mientras que otros se sentirán más solistas. En nuestra profesión son necesarios los dos mundos y si uno no sabe tocar en grupo o acompañar con habilidad, no es un músico completo.

¿Qué podemos aprender tocando con músicos no guitarristas?
Se aprende de sus habilidades de fraseo y musicalidad. También nos damos cuenta de la enorme importancia de saber leer a primera vista, que en nuestro instrumento en general suele ser un punto débil, mientras que todos los músicos de orquesta desarrollan esta habilidad a un nivel muy alto.

Dada tu trayectoria discográfica, está claro que tienes un gran interés por la música del Barroco y has hecho un extenso trabajo de arreglos. Sin ir más lejos acabas de grabar Grandeur of the Baroque con música de Bach, Couperin, Weiss y Haendel. En el barroco era muy habitual la interpretación en pequeños grupos en los que se incluían instrumentos de cuerda pulsada. ¿Te has planteado la posibilidad de trabajar en un proyecto de ensembles con otros instrumentos en el que se recree la música de ese tiempo pero con la guitarra actual? Si quieres, de otra manera,  si no tuvieras que atender los compromisos profesionales con diferentes partes, ¿llevarías a cabo un ensemble barroco?

Mi interés por la música barroca viene desde mis comienzos con la guitarra. Es un período de la historia de la música que me satisface enormemente en todos los sentidos.
Si no estuviese viajando tantos meses al año, quizás podría formar parte de algún ensemble, pero con la vida que llevo, no puedo ni planteármelo.

Tuve la suerte de poder entrevistarte hace 10 años en Madrid, tras un soberbio concierto en el Auditorio de Nacional de Madrid y aprendí muchas cosas de ti porque dices cosas muy interesantes. Una de las cosas que más me llamó la atención fue tu capacidad para escuchar atentamente y tu capacidad de concentración para no desviarte de con temas secundarios. Siempre centrado en lo que se estaba tratando. ¿Estás de acuerdo en que la capacidad de escuchar atentamente es una de las cualidades más importantes del músico?
Sí, por supuesto, aunque creo que la capacidad de concentración es la que agudiza esta habilidad. Enfoque y concentración son fundamentales para poder dedicarse a la interpretación delante del público

Las grabaciones son un método invaluable pero hay músicos que las evitan por temor a escuchar demasiados errores, por temor a no gustarle lo que van a oír. ¿Eres partidario de las grabaciones? Hay algunos músicos que dicen evitarlas por el temor a hacer la atención “vaga” ¿Cómo se puede trabajar la audición personal de otras maneras?
Si te refieres a grabar CDs, yo diría que es un mundo muy diferente a tocar en público y yo lo recomendaría a todo el mundo, porque se aprende mucho y se es consciente de las propias habilidades y deficiencias. Al hacer un CD no hay ninguna excusa si la interpretación es débil y uno se debería exigir siempre su máximo potencial.

Si te refieres a grabarse para estudio, yo lo considero un sistema muy bueno para poder escuchar desde fuera nuestra interpretación. El vídeo agudiza nuestra atención y nos exige tocar totalmente concentrados en la obra musical.



Cuando David Russell está tocando, especialmente con otros músicos, ¿cuál es la actitud que toma? ¿Está pendiente de su papel? ¿Está pendiente del conjunto? ¿Se concentra en la técnica? ¿Se deja llevar y disfruta?
Si es un evento profesional, me preparo a conciencia para después poder estar atento a lo que se espera del grupo. Para poder disfrutar, uno se tiene que liberar de los problemas técnicos y musicales, por eso es necesario tener una preparación óptima (estudio previo).

Cuando el resultado no depende solo de uno mismo, ¿se puede dejar llevar con la música?

La mayoría de las ocasiones en que he hecho música de cámara han sido dúos, con lo cual la aportación personal es casi tan intensa como cuando uno toca solo. Es fundamental comentar las propias ideas musicales y en estos casos creo que la combinación de las dos personalidades es quizás más importante que cuando uno es parte de un grupo más numeroso.

Acabo de terminar un libro didáctico con música para cuartetos de guitarra “contemporánea”. Lo entrecomillo porque no se trata solo de música compleja y cerebral de la vanguardia, aunque hay algún acercamiento, sino de música de nuestros días que escuchan los chicos de hoy, como rock, jazz, new age… ¿Por qué hay tan poca gente que toque música contemporánea? ¿Es posible que la aproximación didáctica no sea la adecuada? ¿Es cuestión de falta de material adecuado para un chico de 10 o 12 años o es una cuestión de programaciones académicas inadecuadas?

Yo no puedo opinar sobre esto, porque desconozco las programaciones didácticas del sistema educativo español.

Para finalizar, ¿cuáles son tus actuales proyectos y en qué te vas a centrar en próximas fechas?

Muy pronto tendré vacaciones… Mi mujer (María Jesús) y yo vamos a hacer un viaje a la India para hacer allí trabajo humanitario. Es un cambio radical de actividad y siento que aporta mucho a nuestra vida y la enriquece.

 

ENLACES DE INTERÉS





1 comentario:

Julie Sopetrán dijo...

Me ha encantado la entrevista, Fernando. Mi felicitación.